Benet
Casablancas Domingo
Benet, Casablancas Domingo
Bach plus seven in the Tower of London
The Orgelbüchlein Project by J.S. Bach presents Benet Casablancas on Saturday 8th December

WP of 'Frisch auf, mein' Seel', verzage nicht', Tiento for Organ
Colm Carey, Chapel Royal of St Peter ad Vincula, Tower of London

http://davidnice.blogspot.com.es/2012/12/bach-plus-in-tower.html
Estrena mundial de l´'Obertura Festiva'

Orquesta de Cámara de Múnich, dir. Alexander Liebreich
Barcelona, Temporada de Ibercàmera 2012-2013
Palau de la Música, 7 de marzo de 2013
Mostra de text : (438 kb.) descarregar
Estrena mundial a Liverpool de 'Dove of Peace: Homage to Picasso', Concert de Cambra Núm. 1 per a Clarinet solista i Ensemble
Review: RLPO Ensemble 10/10 Concert Series 2009-1010, Tempo (2011).
Nicholas Cox, Clarinet solo, cond. by Clark Rundell

By Helen Thomas

The new venue forms the core of the recently opened Capstone Building at Liverpool Hope University, part of a sustained investment in the creative and performing arts helping to regenerate the Everton district. Alongside the Turnage works and Mark Simpson's Nur Music for oboe and ensemble two world premières were presented to an almost full house in the Hope Theatre: Alacrity by Michael Small and Dove of Peace: Homage to Picasso by Benet Casablancas.

Dove of Peace was commissioned from Catalan composer Benet Casablancas by the Royal Liverpool Philharmonic at the suggestion of Ensemble´s co-founder, clarinettist Nicholas Cox. The first performance coincided with the opening of Tate Liverpool's exhibition 'Picasso: Peace and Freedom' and included the projection of four Picasso drawings onto a screen behind the performers. The music is a virtuosic chamber concerto for clarinet and ensemble conceived as a continuous five-movement span lasting 20 minutes. It traced a journey from idyllic pastoralism through a period of conflict to reach a central lyrical section. An increasingly scherzo-like mood then escalated into a climactic allegro and the work finished with a transcendent epilogue. As such the piece might be read as a temporal realization of the tensions and resolutions that are also implicit in the cold-war iconography of Picasso's doves. This thematic link became more explicit when Casablancas introduced topoi of war and peace: the opening bird-call motifs, the trumpet fanfares in the second section and the final passage. Which includes snatches of children's folksong. At whatever level of reference one chose to hear this piece, Casablancas's mediation of modal and modernist aesthetics produced music of expressive intensity and structural rigour. The harmonic trajectory begins with highly chromatic clusters that are elaborated through decorative melodic lines. The intervallic relations within these clusters form a kaleidoscope of dissonant and consonant intervals as the different pitch combinalions are explored and discarded. Sometimes the privileging of pitches through doublings or subtle instrumental groupings highlights modal or triadic tonal features amidst the chromatic conflict. This process reaches a 'peaceful' resolution with the oscillation of C and D major triads towards the close.

Dove of Peace: Homage to Picasso was scheduled to be performed live the following day at Tate Liverpool. Unfortunately the installed art had filled the envisaged performance space but instead a recording of this performance was relayed during the show.

Helen Thomas
La ONE es muy buena… pero más con Pons
Alicante, 17/09/2011. Sala sinfónica del Auditorio de la Diputación Provincial (ADDA). Orquesta Nacional de España (ONE). Nacho de Paz, director. Programa: Jacobo Durán-Loriga, Bennu (encargo del 27 FMA, estreno absoluto). Benet Casablancas, Alter Klang. Hans Werner Henze, Fantasia für Streicher. Witold Lutoslawski, 3. Symfonia. 27 Festival de Música de Alicante

Paul Klee: Alter Klang (1925)

Alter Klang (Sonido antiguo) de Benet Casablancas (Sabadell, 1956) hace referencia al conocido lienzo de igual nombre de Paul Klee, pintado en 1925, subtitulado 'Abstracción sobre fondo negro'. Casablancas, sensible al diálogo entre las distintas artes, 've' al cuadro distinguiéndose 'por la sutil vibración de sus ritmos internos, equilibrio dinámico de formas y tonalidades, recóndito aliento expresivo y distante lirismo' (tan propios de Klee) y se inspira en él, sin ánimo programático alguno para este 'Impromptu para gran orquesta'. A pesar del amplísimo dispositivo instrumental requerido, su escritura profundamente individualizada procura secuencias genuinamente camerísticas. En un movimiento único (19 minutos), que comienza 'Lento, calmo', y crece en animación y tensión, con gran protagonista de la flauta solista, que es seguida por un interludio central muy lento, contemplativo y extático. Una pieza exquisitamente compleja, muy contrastada (pasajes de luminosa transparencia y delicadas texturas se contraponen a otros de gran plenitud sonora y brillante orquestación, produciéndose un juego caleidoscópico de polifonías; las secciones de gran viveza rítmica conviven con episodios líricos y páginas de enorme hondura expresiva). Una obra que se puede calificar como maestra. Se estrenó en el Auditorio Nacional de Madrid por la ONE, dirigida por Josep Pons, el 16 de febrero de 2007… y da la casualidad de que yo estuve allí, y quedé conmovido. Y, como Nacho de Paz, aunque es una prometedora batuta, no es, evidentemente, Josep Pons (demasiado joven aún, entre otras cosas) este Alter Klang 'no fue mi Juan, que me lo habían cambiado'. Sin dejar de ser una correcta dirección (y en todo el concierto ocurrió, en mayor o menor medida, lo mismo) se le escaparon matices y detalles, que lo son todo en ocasiones como esta día de hace cuatro años y medio largos. Y Nacho de Paz contaba con la misma excelentísima Orquesta que Pons…

Por José-Luis López López

Publicado en Mundoclasico.com (ISSN 1886-0605) el 12/10/2011
BENET CASABLANCAS: COMPLETE STRING QUARTETS & TRIO. ARDITTI
COMUNICACIÓN DE OCULTA BELLEZA

Comunicación de oculta belleza Hace unos años Ramón Barce se propuso explicar de forma clara y precisa qué era la música contemporánea y por qué había que disfrutar de ella con la misma ilusión y avidez que de la música del pasado. En aquel artículo, Barce dio con una metáfora perfecta para definir la música viva: comunicación de oculta belleza.

La música de Benet Casablancas es en sí misma una demostración de esa metáfora, ya que invita a universos extremados y bellezas ocultas -ocultas quizá porque estamos demasiado cerca de ellas- y el disco del sello Tritó que nos ocupa cumple perfectamente con ese anhelo, pues nos propone la escucha de los cuartetos de cuerda del compositor catalán a través de las versiones del que posiblemente sea el mejor cuarteto de música contemporánea de la actualidad, el Cuarteto Arditti. El disco comienza con la obra más reciente de su catálogo para cuarteto. El Tercero es una obra potente y madura que lanza '… tempestades en la oscuridad…' desde un poema pretextual de Yeats. Casablancas se muestra dueño de un estilo que sabe aunar la inercia de la sonoridad vertical germana, asimilada por formación, con un bellísimo uso de la horizontalidad mediterránea (disfruten de unos tiempos lentos sutiles y líricos). Color, texturas y efectos melódicos nos conducen por vericuetos apasionantes que rompen el techo inspirador inicial para crear un espacio muy personal. Por contraste, el disco nos presenta seguidamente el primero de los cuartetos, titulado Cinc Interludis, obra formativa de 1983 donde se condensan con inercia aforística muchos de los elementos que serán habituales en la obra de Casablancas: juego permanente de texturas, motivos melódicos según el patrón nota tendida y series rápidas, estructuras tripartitas o una acertada tendencia al lirismo contenido de cierto aroma vienés. Ocho años después regresó Casablancas al amor de la formación con Cuarteto nº 2 (1991), que ya contaba con un registro previo de los Arditti (Emec). Aquí nos ofrece un viaje intenso y brillante donde las cuerdas cantan con holgura y belleza una música que nunca cae en la complacencia, aunque tampoco se jacta desde la lejanía. A la integral de los cuartetos se le añade el intruso Trío para cuerdas (1992), cuya relación lingüística con el anterior justifica su inclusión, mostrándonos por qué para el compositor '… el género de cámara no admite distracción…'. El disco se cierra con un bis, Encore for Arditti (2004) que lejos de la aspiración de pequeño juguete complaciente, despliega un abanico expresivo y tímbrico extraordinario que ya preludia el siguiente Cuarteto nº 3 (2009). El Cuarteto Arditti se muestra sólido, brillante y cristalino en las estructuras armónicas y apasionado en los discursos melódicos, sirviendo magistralmente uno de los ciclos camerísticos fundamentales de la música europea de hoy en día. Las obras centrales ya contaban con registros previos de Columna Música, ACA, Audio-visuals Sarrià y Emec, pero la importancia de la integral y la calidad del trabajo sitúan la grabación como claro referente. Casablancas nos sumerge en un pantonalismo nuevo, rico, sorprendente y musical que genera un disco imprescindible para adentrarse en la música actual, con sus dificultades y su vitalidad… en definitiva, con su comunicación de oculta belleza.

Juan Francisco de Dios

http://www.diverdi.com/portal/detalle.aspx?id=43807

Mostra de text : (97 kb.) descarregar
Los 'New Epigrams' por The London Sinfonietta (Madrid, Auditorio 400, marzo 2010)
UN PERFIL MULTIFACÉTICO

Madrid, 22/03/2010. Auditorio 400 del MNCARS. London Sinfonietta. Director, Franck Ollu. Obras de Edgar Varèse, Anton Webern, Benet Casablancas, Toru Takemitsu, Gérard Grisey y Simon Holt. Temporada CDMC 2009/2010. Ocupación: 100%

Con cada visita a Madrid, la London Sinfonietta atrae mayor cantidad de público: se pasó la voz, que se trata de un conjunto de excepcional calidad, y con su actuación lo confirmaron nuevamente. Esta vez vinieron quince músicos -cuatro vientos madera, tres vientos metal, cinco cuerdas, arpa, teclado y percusión- y todos y cada uno de ellos mostraron su superioridad. Vinieron dirigidos por Franck Ollu, director francés especializado en música contemporánea y ópera, y con un palmarés impresionante. Dirige sin batuta, sin ostentación, alentando a sus músicos con mucha precisión y energía, y el resultado no podría haber sido más feliz.

Seis obras conformaron el programa, sesenta minutos de música de música creada en el siglo XX, desde 1923 hasta 1997. Escuchando esta obras, no se puede menos que quedar asombrado ante la enorme variedad -uno podría calificarla de infinita- que el lenguaje contemporáneo de la música, que aún solemos mal-etiquetar como clásica, trae aparejada. No es solamente la elección de los instrumentos, y su número, que hace posible esa libertad: es también la forma, la orquestación, los ritmos, el mayor o menor grado de disonancias, la diversidad de climas sonoros, y un largo etcétera que lo hacen posible. Y si a ello agregamos que en este programa la percusión tuvo un rol poco importante -solamente en una obra la hubo, y no precisamente para producir ritmo- nos damos cuenta de la enorme riqueza que esta música ‘moderna’ encierra, sin acercarse, ni un solo instante, a la música popular o facilona que hoy domina por cualquier parte.

Las notas al programa, de Juan Manuel Viana, glosan las obras, sus compositores y las circunstancias de su creación. Por ello limito mis comentarios a lo esencial:

Benet Casablancas (1956): New Epigrams. Se trata de tres piezas: Con moto, Calmo-Adagio-Estático, y Scherzando-Con moto) compuestas en 1997 para ser grabados por la London Sinfonietta, y prevé piano, cuatro cuerdas, y tres vientos madera y metal, en total once instrumentos. Esto es música llena de colores sonoros de gran atractivo, ya sea movida o tranquila, como en el segundo trozo, que suena muy, muy bien. Hay unos solos de flauta, preciosos. El tercer epigrama es brillante, muy bien orquestado, donde el piano tiene un rol protagonista. Termina con mucho efecto y deja una óptima impresión. El compositor, presente en la sala, estuvo visiblemente contento con la versión de su obra y felicitó a director y músicos. El público aplaudió con entusiasmo después de todas las obras ejecutadas: es difícil poder imaginarse que esto se pueda tocar mejor.

Los aplausos finales fueron largos y sinceros. Director y músicos los merecieron. Habíamos asistido a una demostración de gran calidad artística, y en semejantes condiciones la música contemporánea adquiere su perfil multifacético en condiciones ideales. ¡Bravi!

Juan Krakenberger
Mundoclasico.com » Criticas » Madrid

Este artículo fue publicado el 08/04/2010
Mostra de text : (2018 kb.) descarregar
'The rest is noise...' Crítica del disco STRADIVARIUS STR 33828 en el boletín Diverdi
Gozosa noticia en el panorama de la creación musical contemporánea española (bien necesitado de ellas...) es la que esperamos sea definitiva afirmación de una sus voces más personales y sinceras, la de Benet Casablancas: sólo en el pasado 2010, dos discos monográficos en Naxos, la integral de sus cuartetos de cuerda en Tritó por el Cuarteto Arditti y, last but not least, una entrega de su obra orquestal (Alter Klang, 3 epigrames y Darkness visible) en Anemos, con Pons y la Orquesta Nacional de España, han incrementado exponecialmente la visibilidad de un compositor que, como señala Víctor Estapé en las notas de esta grabación de Stradivarius, protagonizada en su mayor parte, y con nota, por la ORCAM de Encinar, cumple sobradamente el '... intento de recuperar la capacidad diferenciadora de la armonía, la búsqueda de la perfección en el oficio, el equilibrio formal, la atención al detalle y una sincera voluntad de comunicación que no represente sin embargo rebajar la complejidad de los materiales y la profundidad del discurso musical'.

Coincide el programa de este nuevo registro con aportaciones anteriores en una de las obras más difundidas de su catálogo, Siete escenas de Hamlet (1989) –cuya versión camerística ofrece una de las propuestas de Naxos–, de la que no cabe sino admirar la capacidad de comentario sonoro de los fragmentos escogidos del drama shakespeariano, ya desde el preámbulo 'misterioso', en el delicado retrato de Ofelia, en la recreación o uso ajustado (como la giga de la 'Fiesta de los cómicos') de ritmos isabelinos y en el contundente desenlace; hay en el compositor de Sabadell buena madera para una posible aventura escénica, en su combinación de libertad y firmeza, de imaginación tímbrica y poderío en la sugestión melódica, incluso en obras puramente instrumentales, como en el mencionado Alter Klang (2006), impromptu cuyo 'sonido antiguo' no supone retroceso nostálgico alguno sino un insinuante y por momentos turbulento espacio de memoria y reflexión sonora de acuciante intensidad.

Es, al igual que en Alter Klang, Paul Klee el referente del un año posterior Retablo sobre textos de Paul Klee, servido aquí con pleno conocimiento de causa por los intérpretes de su estreno: una línea vocal bicéfala, que se mueve entre la imitación y el reflejo desdoblado sobre un piano a un tiempo áspero y delicado, íntimamente propio, como corrobora la depurada versión de Francisco José Segovia de los Tres haikus (2008) –ausentes de la integral pianística de Jordi Masó y Miquel Villalba para Naxos–, aforismos en que caben la expansión poética, la vibración interna de armonías y registros (Lento assai e flessibile central) y los perfiles angulosos. Conciliación de aparentes contrarios, ahondamiento permanente y fidelidad poética, fantasía y rigor a la par: en definitiva, la música de Benet Casablancas.

Germán Gan Quesada

Obras orquestales de Benet Casablancas por José Ramón Encinar y la Orquesta de la Comunidad de Madrid, en Stradivarius BENET CASABLANCAS (1956): Siete escenas de Hamlet; Tres Haikus; Alter Klang; Retablo sobre textos de Paul Klee William Keen, actor. Mercedes Lario, soprano. Marta Knörr, mezzosoprano. Francisco José Segovia, Aurelio Viribay, pianos. Orquesta de la Comunidad de Madrid. José Ramón Encinar, director / STRADIVARIUS / Ref.: STR 33828 (1 CD)
D2
Mostra de text : (149 kb.) descarregar
Críticas del disco NAXOS 8.579004
Qobuz, November 2009

Maintenant qu’il a atteint sa maturité créatrice, le compositeur catalan Benet Casablancas (* 1956) tourne son attention vers une recherche de la plus grande sensualité sonore, sans pour autant renoncer à ses préférences architecturales, harmoniques et thématiques. « Peut-être est-ce un vain espoir, mais mon objectif principal est d’émouvoir ». D’où cette impression magique, ineffable, irrésistible, poétique, qui se dégage de ces œuvres qui, bien que tout à fait contemporaines, ne rompent avec aucun passé. Il rejoint là une nouvelle génération de compositeurs qui ont quelque peu quitté les ornières avant-gardistes des années 60-70, s’apercevant sans doute qu’elles ne menaient—apparemment—nulle part. Ses Sept scènes de Hamlet (1989) sont sans doute l’une de ses œuvres les plus jouées, à juste titre : ces miniatures capturent avec finesse les quelques tirades de la pièce de Shakespeare (ici déclamées en tête de chaque mouvement, en anglais), soulignant les errances du prince danois, sa folie—feinte ou réelle—, et la violence qui rôde derrière les draperies du château d’Elseneur. Les autres œuvres ici présentées s’échelonnent de 1992 à 2001, soulignant l’évolution rapide du jeune compositeur et son accession à la sagesse sonore. Casablancas appartient à cette génération de compositeurs européens les plus joués et les plus appréciés (ce qui n’est pas nécessairement lié !) autant de la critique que du public; après des études de philosophie à Barcelone et de composition à Vienne, il s’est lancé dans le monde musical de la « tradition moderne », si l’on veut bien me pardonner cette locution peu précise. Ses œuvres ont été jouées par le BBC Symphony, le London Sinfonietta, l’Orchestre National d’Espagne, l’Orchestre National de Belgique, l’Orchestre de Chambre de Lausanne, le Quatuor Arditti, et lors de festivals indiscutablement prestigieux tels que le Musica de Strasbourg, la Biennale de Düsseldorf ou le Holland Festival. Un musicien à suivre de très près, car il appartiendra bientôt au grand monde classique contemporain.


El Melómano (sept. 2010)

Se incluye en formato PDF
Mostra de text : (67 kb.) descarregar
Críticas del disco NAXOS 8.579002
by Paul Griffiths

Big music, boldly driving, expertly composed, seeming to come straight out of 1930s modernism (Schoenberg in the Barcelona sun): such is the art of Benet Casablancas as represented on a disc of orchestral pieces from the last three decades, delivered with appropriate energy by the Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya under Salvador Mas-Conde (Naxos 8.579002). The main work is The Dark Backward of Time, from 2005, which owes its title to Prospero's description of memory as ‘the dark backward and abysm of time', and much of which fits the source in being tempestuous, though the composer's unquellable imagination keeps the storm going—a few breathing spaces apart—for close on twenty minutes. An earlier piece of similar length, Postlude (1991), intimates a stage of reliance on imitative counterpoint before the vigorous style of constantly onward urging took over.
Curiously for a composer with such a command of abstract symphonic poetry at expansive length, Casablancas has written a lot of what he calls ‘epigrams'—not as epigrammatic as many of Webern's pieces, but all done in two or three minutes, or perhaps a little longer in the case of slow movements. This collection includes a set of three from 2001: a soaring opener and a mostly bright and festive finale around a nocturne (another favourite genre) that has some echoes of Mahler and Bartók.

The catalogue on Casablancas's website indicates a composer excited principally by instruments, so this programme is true to his output in offering just one vocal item, a dreamy love song that is also considerably the earliest piece here, dating back to 1981. From the nearer end of his career, Intrada sobre el nom de DALÍ (2006) is another epigram, quicksilver in tone but characteristically sure all through.

A companion album (Naxos 8.579004) adds scores for smaller forces done by another fine Catalan ensemble, the Sinfonietta/Modern/Inter Contemporain-scale BCN 216. Shakespeare again features, in the Siete escenas de Hamlet for a narrator (Paul Jutsum) setting the scene for colourful musical illustrations, and there are more epigrams and nocturnes.

http://disgwylfa.com/new.html


Casablancas
The Dark Backward of Time. Three Epigrams. Postlude. Love Poem. Intrada sobre el nom de Dalí
Ofelia Sala, soprano
Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña
Director: Salvador Mas-Conde
Naxos 8.579002 DDD

Siete escenas de Hamlet. New Epigrams. In modo di Passacaglia. Epigrams. Petita música nocturna
Paul Jutsum, narrador
Barcelona 216
Director: Manuel Valdivieso
Naxos 8.579004 DDD

Naxos vuelve a poner atención a la música de Benet Casablancas, esta vez con dos discos y gran acierto, tanto en los repertorios como en los intérpretes de cada uno. Es, pues, una buena oportunidad para conocer o seguir conociendo una música profunda y penetrante en contenido expresivo, abundante en claroscuros magnéticos para el oído y plena de contenido intelectual y personalidad. Estas características, a la par con un dominio intachable del lenguaje creativo y de la orquestación o la instrumentación según cada caso, podrán ser degustadas por un oyente atento a cada mensaje más allá de gustos o preferencias musicales -que no es de ningún modo lo más importante en este autor.

En este sentido, los Epigramas que articulan la escucha de los dos compactos en diferentes formas adaptadas a diversas formaciones instrumentales, aparte de ser un ejemplo de concisión más riqueza musical, son un reflejo de la calidad de la música de Casablancas, y forman conjuntamente un libro abierto que cuenta la evolución de su estilo a lo largo de más de una década durante los cuales han sido interpretados con éxito en diferentes lugares de Europa. Casi al final del camino explicativo podría acabar situándose The Dark Backward of Time (2005), que vuelve a Shakespeaare haciendo honor a una admiración por el dramaturgo británico que ya había anunciado algo temprano en las Siete escenas de Hamlet de 1989. En este caso concreto (The Dark Backward…), destaca una enorme fuerza expresiva desde el inicio que desemboca en una sección central donde la realidad queda suspendida y se detiene el tiempo para escuchante, antes de transitar al final por un sendero musical boscoso donde la OBC, bajo la dirección de Salvador Mas-Conde, alcanza el pico más alto de brillo interpretativo.

Otros puntos a tener en cuenta en estos discos se sitúan sin lugar a la duda en el Love Poem de 1982 (pista 6 del CD protagonizado por la OBC), en las Siete escenas de Hamlet, o en In modo di Passacaglia (pistas 1-7 y 11, respectivamente, del protagonizado por Barcelona 216), sin dejar de lado la más reciente Intrada sobre el nom de DALÍ, donde destaca el aprovechamiento de un recurso nada novedoso en la historia de la música -usar letras de un apellido o nombre para construir la partitura en base a sonidos articuladores- construyendo un discurso insólitamente fresco (en términos creativos) rondando continuamente el apellido del artista catalán. Las Escenas de Hamlet son otra versión más temprana de la mencionada frescura imbuida en un discurso abstracto netamente sinfónico, cargado de detalles propios de un orfebre experto en labrar el espacio sonoro sin sobrecargar el ambiente ni permitir la distracción en el espectador cuando no suena la voz del narrador. En este último punto, no puede acabar la opinión del crítico sin poner un sobresaliente a la dicción de Paul Justum.

Roberto Díaz Ramos

CD Compact

Nueva Crítica del disco NAXOS 8.579004
Revista Scherzo, nr. 256 (Madrid, octubre de 2010)
Por José Guerrero Martín
Mostra de text : (842 kb.) descarregar
UK PREMIERE de les 'Set Escenes de Hamlet'. Octubre 2008
* London, Barbican: Benet Casablancas

Music which develops and counterpoints, rather than merely illustrates, Shakespeare’s play provides the original appeal of the Set escenas de Hamlet (Seven scenes of Hamlet) by the Spanish composer Benet Casablancas. It received a thrilling UK première by the BBC Symphony Orchestra, with the actor Ray Fearon as reciter, under the dynamic baton of Josep Pons. He was making his impressive UK concert debut at a capacity Barbican Hall on 24 October 2008, the concert being broadcast live on Radio 3. With its unusual format of seven recitations followed by seven orchestral reflections, Set escenes de Hamlet – conceived first in 1989 for chamber ensemble – displayed rich, finely wrought contrapuntal textures, with plenty of dramatic excitement and affecting lyricism. Casablancas’s idiom, often redolent of Henze’s sumptuous translucence, Boulez’s intricacy and even Birtwistle’s weightiness, also echoes a Bergian expressionism. That attests to his twin influences, which, like those of Roberto Gerhard, stem from the Second Viennese School (he studied with Friedrich Cerha) and the ‘Spanish tradition’ of Falla – whose fiery ballet El amor brujo (with an authentic Flamenco singer, Ginesa Ortega), formed the sunny Spanish context in the remainder of the programme alongside Turina’s colourful Danzas fantásticas and Ravel’s Rhapsodie Espagnole.

The music is divided into seven aphoristic responses to Shakespeare’s tragedy, compressed ingeniously into seven soliloquies, all but the first by Hamlet. The ‘Prologue’, Horatio’s encounter with the King of Denmark’s ghost, gives rise to suitably eerie shimmering textures for celeste, string harmonics, undulating woodwind, and overlapping solo melodic figures. The second interlude’s searing, effervescent energy reflects Hamlet’s anger at his mother’s remarriage in explosive gestures balanced by the contrapuntal clarity of oboe and violin solos, while expansive drum-rolled dissonances prepare the three portraits: Hamlet, Ophelia and Yorick. The profundity of ‘To be or not to be’ is rendered in a throbbing double fugue; lyrical subjects and sprightly countersubjects dovetail like insects crowding on a watery leaf, with a climactic percussion interruption before the subjects scamper into silence. The unusual structural rapport of text and music was demonstrated in the ‘Ophelia’ movement, where Ray Fearon’s ever-characterful racy recitation, ending in the line ‘Get thee to a nunnery’, was counteracted unexpectedly by the elegiac slowness of the solo flute melody, taken up by bass clarinet and low strings. A finde-(19th)-siècle nostalgia pervades what the composer described, in the pre-concert interview, as the work’s ‘great Adagio’. Yet it also combéis Hamlet’s abrupt aggressiveness towards Ophelia – who, significantly, receives the most intense music, as shown in the eloquent string quartet threnody which ends the sixth movement ‘Yorick. Burial of Ophelia’. Here music and text come together for the first time in a Melodrama, with clear hints of Sprechgesang and film music, in such clichéd gestures as tense chords after ‘Alas, poor Yorick’. Yet overall the purely musical level of discourse is persuasive, as in the sizzling scherzo, ‘Party of Players’, in which Hamlet teases out the truth from the play-within-a-play, evoked in a dancing web of musical quotations (including an Elizabethan jig). The explosive climax, however, is the highly-charged finale: this encapsulates how the music is comment rather than illustration, in that its brass-led eruption after the poignant words ‘The rest is silence’ potently resists the words’ overt meaning to the last.

Casablancas’s Easterly fusion of operatic and symphonic discourse represents an innovative genre which speaks with intimacy and power; one hopes his more recent works – they include another inspired by the Bard, The Dark Backward of Time, based on The Tempest – will reach UK audiences soon.

Malcolm Miller

Tempo, Volume 63, Issue 248, April 2009, pp 54-55

4 Published by Novello in 2008.
http://journals.cambridge.org

http://www.youtube.com/v/5QrtFlnfEFk&hl=es&fs=1&'>http://www.youtube.com/v/5QrtFlnfEFk&hl=es&fs=1&' type='application/x-shockwave-flash' allowscriptaccess='always' allowfullscreen='true' width='425' height='344'>


RECENSIONS CRÍTIQUES (MISCEL.LÀNIA)
BENET CASABLANCAS: 'Alter Klang. Impromptu para orquesta'
-Encargo de la Orquesta Nacional de España-
(Estreno: 16 de febrero de 2007; ONE, dir. J. Pons, Auditorio Nacional de Madrid)

'Bello retablo musical: ... La obra de Casablancas muestra una depuración de su lenguaje, con bellos pasajes de transparencia, como el casi pastoral del comienzo, o el brillante -por lo suave, colorido y delicado- del final, con solos de flauta. Alter Klang transcurre con densidad de amalgamas sonoras que desprenden destellos en vientos y percusión, ritmos internos y juegos de tensiones, frente a amables episodios en la cuerda que contrastan en intensidad. Se trata de un bello retablo cuyo nombre tememora el cuadro de Paul Klee. Josep Pons hizo una versión muy cuidada, con estupenda colaboración de la orquesta, que ha renovado parte de los violines ostentando un sonido más redondo y puro.' (Jorge de Persia, La Vanguardia, 20 de febrero de 2007)

'Casablancas estrena en la ONE: ... acaba de ofrecernos el estreno de 'Alter Klang' (sonoridad antigua), inspirándose en un cuadro de Paul Klee que, con una paleta sinfónica grande (incluye cuatro percusionistas que subrayan eficazmente diseños) utiliza con absoluta libertad aquellos elementos que confieren contemporaneidad a un lenguaje diestro en su tímbrica: se aplauden sus gustadas alternativas entre una brillantez y un denotado lirismo en el plausible total de sus 18 minutos de duración. Del éxito en el Auditorio participó, personalmente, su autor subiendo a saludar desde el palco escénico.' (Antonio Iglesias, ABC, 18 de febrero de 2007)

'El rigor de la forma. Benet Casablancas: ... A Casablancas le interesa sobre todo la estructura de la pieza (...) Hay en el Benet Casablancas actual una tendencia hacia una claridad formal que tiene mucho que ver con lo que ha perseguido toda su vida alguien como Elliott Carter. Se trata de conservar los principios estructurales que rigen en el clasicismo y, por extensión, en el empleo que del dodecafonismo hiciera un Alban Berg. Se airea el discurso, que recupera la melodía y el interés por una armonía en donde se vuelve al antiguo juego de contrastes y a la alternancia de tensión-relajación: Cuarteto nº 2, ciclo de Epigramas....' (Francisco Ramos, Scherzo, febrero de 2007)

'Estreno de la obra encargo a Casablancas: Alter Klang de Benet Casablancas es una obra de muy buenas cualidades: texturas sencillas, formas diáfanas y coherencia musical. Algunos momentos recordaban lejanamente -el compositor me perdone- a estructuras rítmicas del primer Stravinsky. Una magnífica obra que esperemos que perdure más allá del simbólico estreno.' (Federico Villalba, Scherzo, abril de 2007)

'Frutos de juventud: La obra me pareció muy buena, sobre todo por el carácter de improvisación (es lo que significa Impromptu) que se mantiene durante los casi veinte minutos de duración, con abundantes temas, dominados por el inicial de la flauta (maravillosa en todo momento), pero que todos ellos fluyen con naturalidad como si al mismo tiempo que el autor los pensara la Orquesta. Impromptus los hay para piano, pero para orquesta es la primera vez que lo veo y la obra respondió magníficamente a esa concepción, con pasajes soñadores y otros altamente dramáticos pero perfectamente ensamblados dando la sensación de obra perfecta, acabada.' (José Sampedro Pérez, La Provincia. Diario de Las Palmas, 16 de noviembre de 2007)


BENET CASABLANCAS: 'The Dark Backward of Time', para orquesta
-Encargo de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya-
(Estreno: 14 de enero de 2006; OBC, dir. E. Martínez Izquierdo, Auditorio de BarcelonA)

'Más cerca de la poesía: ... en esta magnífica y nueva partitura de The dark backward of time, Casablancas es fiel a su personalidad sonora no más empezar la obra, y desarrolla en ella una vertiente mucho más poética, muy sugerente, generando un nivel de tensión y atención que no decae. Es un gran fresco en tres partes, con una central de suaves sonoridades -muy atractiva- y dos en las que la música fluye sin cesar, alternando densidad orquestal y momentos muy transparentes, con trabajo de motivos y presencias siempre breves pero significativas, de rasgos rítmicos, gran dosis de color, destellos, con caminos de tensión resueltos en la tímbrica, y un acogedor fundamento desde la cuerda que da mucho carácter a la primera parte' (Jorge de Persia, La Vanguardia)

'Brillante contemporaneidad: Los positivos resultados fueron debidos en buena parte al peso específico de las obras interpretadas, de una brillante contemporaneidad, sin serias dificultades para su comprensión, pero también a lo bien que fueron servidas (...) la de Casablancas, que pudo recoger personalmente los aplausos del público, es también, aunque menos concisa, un rico edificio sonoro en el que incluso no renuncia al efecto de una rotunda y potente conclusión' (Pau Nadal, El País, de 2006)

'Estreno absoluto de ese maestro contemporáneo que es Benet Casablancas, una obra tremenda, plena de tensión dramática, de sinuosas atmósferas, de texturas casi tangibles y coronada tanto por unos silencios de vértigo como por unos 'tutti' rotundos. Una orquestación de lujo y una paleta tímbrica admirable fueron las mejores armas de esta obra difícil y atractiva que vuelve a colocar a Casablancas en un lugar de honor dentro de la nómina de compositores españoles' (Pablo Meléndez-Haddad, ABC, de 2006)

'El mejor Benet Casablancas: ... destacaron los triunfos de Gidon Kremer y Benet Casablancas (...) una partitura excelente en cuanto a técnica compositiva, virtuosa en el juego de colores y texturas' (Manuel Cereijo, El Periódico, de 2006)

'Casablancas despliega en esta excelente obra sinfónica un sugestivo juego de tensiones y suavidades sonoras, de densidad orquestal y transparencias, con un contenido poético y expresivo de gran interés tímbrico y colorístico.' (José Guerrero Martín, Scherzo, de 2006)

'El estreno de la pieza shakesperiana de Benet Casablancas (...) quiso dar la palabra a uno de nuestros mejores compositores actuales para que pudiese dialogar intensamente con la tradición de donde emana y de donde se nutre (...) Los cuatro compositores que escuchamos pertenecen a una misma tradición -la de una música esencial y honda, racional a ultranza, pero al mismo tiempo escudriñadora de márgenes e intersticios por donde deslizarse y reencontrar una forma u otra de vitalidad-, y toda esta contenida exuberancia tímbrica, rítmica y armónica quedó patente merced a los buenos oficios de un maestro y una orquesta como la OBC: un concierto para el recuerdo' (Àlex Susanna, El Mundo, de 2006)

'A partir de esta alusión [a Shakespeare] Casablancas construye una obra en tres secciones y un epílogo claramente perceptibles, de instrumentación muy homogénea, en la que los procesos de tensión-distensión, los contrastes en las texturas y un sentido dramático claramente definidos, sobresalen como cualidades más apreciables en una primera escucha' (M. McGuinnes, La Porta Clàssica, marzo de 2006)

'Doble ambición lograda: ... ovacionada por el público, abre una nueva expresión, más expansiva por parte del autor, y en este sentido también permite disfrutar de la audición (...) una partitura que sirve para ratificar a Casablancas como un referente' (David Ramón, Diari de Sabadell, 18 de enero de 2006)
***

BENET CASABLANCAS: 'Monográfico con motivo de su 50 aniversario'
(26 de marzo de 2006; Modus Novus, dir. S. Serrate, Auditorio del Museo Reina Sofía de Madrid)

'Eclosión: Benet Casablancas (Sabadell, 1956) es un músico con ideas claras, libre, que encuentra su base en lo mejor de la Segunda Escuela de Viena, se salta los dogmatismos de posguerra y aterriza en un territorio propio que ordena magníficamente y abre para que sea compartido y gozado. Su música tiene mucho de pasión, y la elegida para esta celebración de sus 50 años se expande a veces con una energía que pareciera poseer algo de bien controlada eclosión primaveral. Así sucede en New Epigrams, la obra que abría la segunda parte, y en la que la cerraba, la muy vistosa Celebració, donde el grupo de cámara parece querer multiplicarse por sí mismo. La deliciosa, sutil Petita música nocturna es de otro cariz, une el aire libre del primer movimiento a la noche más bartokiana del segundo y parece cerrarse con una leve pero clara apelación a la luz. La primera parte la ocuparon las Siete escenas de Hamlet, una de esas obras que consagran a un autor. Carlos Hipólito fue un recitador extraordinario que dijo a Shakespeare cómo debe hacerse con una literatura en la que cada palabra encierra un mundo. Y Modus Novus tradujo este estupendo concierto con cuidadosa fruición.' (Luis Suñén, El País, 29 de marzo de 2006)

'Madrid revisa la obra de Casablancas: En la generación siguiente uno de los compositores más destacados es Benet Casablancas (Sabadell, 1956), con una obra de proyección y un lenguaje muy sólido y en constante evolución (...) Ha sido un monográfico de gran entidad que proponía en su primera parte las conocidas Siete Escenas de Hamlet, para recitador y orquesta de cámara. Es una obra de finales de los ochenta en la que el diálogo con los textos de Shakespeare determina en el compositor una dinámica creativa de gran aliento y sensibilidad. Es quizá una de sus mejores obras, y de hecho muy difundida, y así lo entendió el público, que aplaudió con insistencia a los protagonistas.' (Jorge de Persia, La Vanguardia, 29 de marzo de 2006)

'Sin límites: El catalán Benet Casablancas tuvo la fortuna de ver cuatro obras suyas espléndidas dirigidas por el joven, enérgico y muy exacto Santiago Serrate. Un amplio público la tuvo también (...) Así, tenemos una obra maestra como Siete Escenas de Hamlet, piezas que van más allá de lo bergiano y que parecen negarse a cruzar el límite de la gran guerra (...) Pero no sólo de Berg vive Casablancas, sino de una imaginación fértil que se agarra al vienés como quien quiere salvarse del naufragio de los tiempos, y a cambio encuentra un tesoro que los demás no supieron ver del todo. Un magnífico concierto.' (Santiago Martín Bermúdez, Scherzo, mayo de 2006)

'Cuando la música nos hace sabios: ... Al cabo de un tiempo de inmersión en el concierto monográfico de música de Benet Casablancas, en los instantes posteriores, y al recordarlo, no podemos sino pensar en algo provechoso para el espíritu. Si además estamos hablando de un acontecimiento extraordinario (...) protagonizado por un conjunto de élite, el grupo Modus Novus, y en el marco del teatro Principal, no podemos sino pensar que el público fue muy afortunado (...) los 'New Epigrams', piedra angular de una de las líneas creativas más celebradas del compositor (...) Esta pieza de envergadura se mostró sólida diez años después de su creación. Exigentes con la audiencia i con los intérpretes, los 'Nuevos Epigramas' poseen los ingredientes que se esperan de una buena obra de concierto: una evolución temática reconoscible, un juego instrumental frondoso i elementos efectivos capaces de alterar emociones, especialmente en el segundo movimiento. Las 'Siete Escenas de Hamlet' ocuparon la segunda parte (...) el conjunto insturmental se esmeró en poner de relieve los detalles de una obra que puede erigirse en un referente de su tiempo.' (David Ramón, Diario de Sabadell, 13 de marzo de 2007)


BENET CASABLANCAS: 'Concierto Monográfico de homenaje con motivo de su 50 aniversario'
(19 de septiembre de 2007; Grupo Instrumental Barcelona 216, dir. M. Valdivieso, Auditorio de Barcelona, Sala Oriol Martorell)

'Buen comienzo'. Las obras seleccionadas para la ocasión son una parte del catálogo ya clásico (...) de este destacado compositor catalán (...) Las muy difundidas '7 Escenas de Hamlet', la más antigua, para narrador y grupo instrumental u orquesta, goza de una buenísima salud; fue acogida con buenos aplausos (...) En la primera parte del programa se escucharon 'New Epigrams' (1997), en estupenda versión, tempo vivo, sonido brillante, amplitud en el fraseo, con un movimiento lento inmerso en color y timbre. Estupendo el trabajo de grupo y director' (Jorge de Persia, La Vanguardia, 21 de septiembre de 2007)

'New Epigrams', obra de corta duración pero de extrema densidad y sofisticada elaboración tímbrica que juega constantemente con el contraste. La sesión siguió con 'Petita Música nocturna' (1992), una obra que evoca muy libremente los silencios y las atmósferas íntimas de la noche (...) ['Siete Escenas de Hamlet'] Es hoy una de las más divulgadas de Benet Casablancas, pues es también una de las más accesibles para el público por el hecho de tener una intención dramática claramente definida en cada uno de los textos, circunstancia que le proporciona a la música una especie de fondo y referente emocional que orienta y guía la audición (...) Este concierto permitió apreciar una de las principales características del hacer compositivo del autor: la continuidad, la cohherencia, la constancia en explorar las posibilidades de evolución, sin rompimientos gratuitos u oportunistas, de una línea abierta hace muchos años.' (Xavier Pujol, El País, 22 de septiembre de 2007)

OTRAS CRÍTICAS

* Sobre 'Tres Epigramas', para orquesta:

''Transparentes Epigramas'. La OBC estrenó con éxito y aplausos sostenidos los nuevos 'Tres Epigramas para orquesta' de Benet Casablancas, encargo del CDMC y dedicados a Salvador Mas, en buena conjunción de significados y resultados; un magnífico director y un buen trabajo de la OBC. Sus tres movimientos, 'Exultante', 'Nocturno' y 'Giocoso', definen claramente la estructura de esta obra, breve pero de gran contenido y de excelente factura, en la que Casablancas ha atravesado la barrera de la técnica musical poniéndola al servicio de la expresión. No es fácil en la música de estos tiempos expresarse -sin la menor concesión a lo trivial- de manera que la música responda, no solamente en la forma sino en su carácter, a la definición de sus movimientos. Así el espíritu de fanfarria de los compases iniciales que culmina en una bella frase en el violoncelo, o el comienzo del segundo tiempo en sonoridad mahleriana a cargo de la misma cuerda y con una sutil utilización de las maderas, que suelen, en los tiempos extremos, regular sus episodios, y por fin la complejidad rítmica del Giocoso en el que sutiles amalgamas tímbricas producen efectos sonoros de gran calidad e interés. Complejidad que no va en contra de la claridad y transparencia del discurso, a menudo enriquecido con pasajes líricos como el solo de violín del segundo tiempo, o la utilización con gran precisión tímbrica de los instrumentos de viento.' (Jorge de Persia, La Vanguardia, 14 de enero de 2002)

'Los 'Tres epigramas' del catalán Benet Casablancas son momentos musicales de muy corta duración (poco más de diez minutos), dispuestos sobre una plantilla grande con cuatro percusionistas, además de los timbales, de muy restringido papel; una inicial fanfarria abre el primer fragmento, intitulado 'Exultante' de cuidada factura actual, seguido por un 'Nocturno' de contrastado lirismo que incluye gustados 'soli', con mano diestra y sube de punto con la agilidad en el tercer segmento, un 'Giocoso' expuesto con factura orquestal exuberante.' (Antonio Iglesias, ABC, 21 de febrero 2003)

''Epigramas y más'. Iniciaba el programa una obra de Benet Casablancas: músico de sólida formación universitaria y brillante carrera como docente e investigador, lo que no le ha impedido desarrollar una fecunda e inspirada obra como compositor. La obra programada, 'Tres Epigramas' para orquesta sinfónica, responde plenamente al título: expone claramente las Ideas que la forman, y cada una de sus partes es breve e incisiva. Gozoso y estimulante el 'Allegro-Esultante' inicial; un breve fragmento alegre y animado, en el que ya se puede apreciar la claridad con que diseña Casablancas las líneas polifónicas de toda la obra. Relajado y sereno el clima que crea en el segundo, 'Molto Lento-Notturno'. Pero también como una hermosa noche estrellada, llena de destellos por las luminosas intervenciones de los vientos, y del misterio que produce la muy inspirada del clarinete bajo. Al final de la obra, un 'Allegro assai' que va ganando en viveza a lo largo de la exposición: una obra que se hace corta, lo que es perfectamente coherente con la intención que se le supone al autor, pero que deja deseo de oír más su música.' (Julián Carrillo, Mundo Clásico, 29 de abril 2003)

'Casablancas, por el contrario, persigue por encima de todo la expresión. Su música, enraizada en la Viena expresionista, cada vez está mejor hecha. Estos nuevos 'Epigramas' cautivan por su perfección.' (Álvaro Guibert, La Razón, 17 de febrero 2003)

'Los Epigramas para orquesta 2 y 3 de Benet Casablancas denotan un estupendo estudio de la tímbrica en general y de los efectos de la fusión de distintos sonidos instrumentales en particular, y su capacidad para la sugerencia: del mismo modo podemos tener la impresión de estar en una concurrida calle, con tintineos, pitidos, etc., como disfrutar de un ambiente cálido y calmo, íntimo, todo con un carácter artesanal y quizá algo conservador en el matizado expresionismo de recursos como el crescendo y ciertos ecos stravinskianos en la utilización del metal. Con suficiente prestancia dirigió la obra Posada, sin que se apreciaran grandes cosas. La cuerda no sonó demasiado conjuntada, pero los metales cumplieron en sus espectaculares momentos. Obras que deben ser tenidas en cuenta y que no sobran en ninguna programación, tanto porque no suponen dificultad para el público de a pie como por su valor artístico implícito.' (Samuel González Casas, Mundo Clásico, 18 de octubre 2005)

'... Así se escuchan: lírico el dos, muy lento, nocturno, con cuidada orquestación y gozoso el tercero, bastante allegro, con los metales plenos y deslumbrante final, ambos bien sentidos por la Orquesta.' (J.M.M.M., Ritmo, noviembre de 2005)

'... Concibiendo sus obras musicales y literarias en torno al concepto Epigrama (Pensamiento satírico o mordaz expresado con brevedad y agudeza), se expresa en el Primer Epigrama, nominado Exultante, con puntiagudas sonoridades y diversos giros en todas las familias instrumentales; en el Segundo Epigrama, nominado Nocturno, sobre base armónica elucubran vientos y maderas con mucha expresión matizada, como las cornetas asordinadas y el Tercer Epigrama, nominado Giocoso, con rasgados sonoros y pizzicatos de variedad tímbrica.' (Otxandio, Gara, 22 de febrero de 2006)

'Comienzo con buen pie: A una obra del siglo XX siguió otra escrita en 2001, con el compositor saludando al final de la interpretación de su obra. Esto es una buena forma de dar a conocer la realidad actual de la música. Benet Casablancas tiene en sus 'Epigramas', se interpretaron los Nº2 y Nº3, la capacidad de dar una idea clara de lo que propone al oyente en un corto espacio de tiempo. El Nº3 desborda por su tímbrica, el ritmo y la capacidad de ajustar el sonido de cuerdas y metales.' (Agustín Achúcarro, Diario de Valladolid, 14 de octubre de 2005)

'... Una buena versión de 'Tres Epigramas' para orquesta de Benet Casablancas, obra (...) que vincula opciones estilísticas modernas con otras más tradicionales, en un ejercicio solventado por una excelente lógica musical.' (J.A.Z., Deia, 22 de febrero de 2006)

''Epigramas en Galicia'. La estupenda Sinfónica de Galicia llevó el viernes al atril una de las últimas obra de Benet Casablancas, que ha tenido excepcional aceptación en diferentes programaciones. 'Tres Epigramas' es una obra de gran solidez en su construcción, con un sutil tratamiento tímbrico y de texturas, un lírico movimiento lento, con contrastante presencia de los bajos, y un concluyente scherzando en la cuerda con brillantes pinceladas en los vientos. La versión con esta orquesta -dirigida por Josep Pons para la ocasión- resultó de gran claridad en la exposición, resaltando la belleza de la partitura.' (Jorge de Persia, La Vanguardia, 19 de abril de 2004)

'Prometedor comienzo orquestal: La primera parte se cerró con dos epigramas para orquesta de Benet Casablancas. La técnica serial ha producido efectos que se han plasmado en escrituras muy sólidas en varias generaciones. Los epigramas se mostraron en la versión de ayer como obras concisas de apreciable densidad sonora y de un exquisito equilibrio tímbrico, misterioso y lento el primero con protagonismo para la cuerda y brillante y vivo el último con predominio de los metales.' (Emiliano Allende, El Norte de Castilla, 13 de octubre de 2005)

'Los 'Epigramas nºs 2 y 3' de Benet Casablancas mostraron un compositor de oficio, buen orquestador en el control de los volúmenes orquestales, aunque nos hubiera gustado escucharle una obra de más empeño. Un comienzo interesante de una temporada prometedora.' (Fernando Herrero, Scherzo, noviembre de 2005)

'Epigramas: Reclamar ahora atención para un compositor al que Friedrich Cerha (...) calificó en 1988 de 'cerebro dotado de unos talentos inhabituales', podría parecer una frivolidad. Nos contentaremos con mucho menos: agradecer el lujo de la sutileza, la complicidad del trabajo generoso y el entusiasmo por arrancar nuevas apuestas de creatividad. Porque, hoy, continuar apostando por la cultura en medio del espectáculo, por la exigencia y la ambición frente a la complacencia, el conformismo y la banalidad, continúa siendo, en vez de una práctica cotidiana, una empresa rara y casi inaudita que corre el peligro de pasar inadvertida a ojos de esos 'gestores culturales' que sólo saben hablar de lo 'cultural' como adjetivo de 'industria', olvidando que, con ello, están hablando de otra cosa. Pero no de cultura.' (Xavier Antich, La Vanguardia, 23 de enero de 2002)

* Sobre 'Cuarteto de cuerda núm. 2':

'El sello Arditti: Abrieron la velada tocando con ganas el 'Cuarteto de cuerda núm. 2' de Benet Casablancas (1956), quizá con excesiva rapidez en algunos pasajes, pero siempre atentos a una escritura sólida, limpia y transparente que seduce por el intenso lirismo y el sentido dramático. Demostraron, además, su familiariedad con el refinado lenguaje de Casablancas, cuyas obras forman parte de su inmenso repertorio.' (Javier Pérez Senz, El País, 26 de marzo 2007)

''Atrevidos cuartetos'. Tal vez lo innovador, en su caso, sea la perseverancia en un lenguaje competitivo que muchos creen ya obsoleto. Su 'Cuarteto de cuerda' demostró que no es así. La vía abierta por el círculo de Viena en los albores del siglo XX sigue dando frutos de enorme inteligencia en la obra de este compositor nacido en Sabadell. Diríase incluso que lo innovador, lo atrevido y lo insólito, en Casablancas, es la honestidad con la que sigue componiendo, en parte ajeno a modas y a toda frivolidad.' (J. Llovet, La Vanguardia, 20 de noviembre 1991)

'La música de Benet Casablancas representa desde entonces una producción que no deja de sorprender tanto por calidad como en cantidad. En su lenguage resultan más frecuentes intervalos y acordes que, si antes habían sido desterrados por sus implicaciones tonales, han ido volviendo y tomando su significado estructural. De ello deriva, según el mismo compositor, una mayor serenidad de expresión, quasi 'clasicista', pero sin ceder ni un ápice a la mayor exigencia, tanto para el compositor como para el oyente (....) Dado el profundo conocimiento y amor por la gran música por parte de Benet Casablancas, ello ha de dar como resultado un arte que (tal como dijo Nietzsche, en otro sentido, de Wagner) 'tiene el orgullo de presuponer que, para comprenderlo, continuan estando vivos dos siglos de música'.' (V. Estapé, Programa de mano del 12è Festival Internacional de Música de Granollers, 1991)

''La música como drama lingüístico'. Benet Casablancas es el autor más leído esta noche. En su 'Cuarteto No. 2' predomina un esquema de tensión-distensión en un balanceo rotativo de modos amputados, que van del ímpetu y los tiempos rápidos a pasajes de lirismo frágil. Los 'Cinco Interludios' abren, ya en la segunda parte, un espacio profundamente formalista que continúa con Halffter y se despide con Casablancas. Estamos aquí ante tejidos hilvanados con un rigor polifónico que aprisiona. Ataques y remansos, violencia y lirismo resueltos en un contexto acerado. El racionalismo no parece contradecir al clasicismo.' (J. Gonzalo, Diario de Sevilla, 25 de marzo 2004)

* Sobre 'Epigramas':

''Barcelona 216' es un conjunto de un nivel respetable, que hace música con entusiasmo y concentración. Se permitió tirar la casa por la ventana en los tres 'Epigramas' compactos pero dramáticos de Benet Casablancas, en los cuales sólo seis músicos emplean un idioma sonoro de una muscularidad sorprendente acercándose a lo orquestal' (Frits Van der Waa, 'Kwakkelend Spanje-programma van Holland Festival krijgt kleur', De Volkskrant, Amsterdam, 25 de junio de 1991)

* Sobre 'New Epigrams':

''Relikte aus alter Zeit winkten dem Neuen zu'. Un memorable compañero en esta aventura se encuentra en el segundo movimiento ('Calmo') de los 'New Epigrams' de Casablancas, cuando el pianista pulsa directamente sobre las cuerdas del piano, imitando involuntariamente la mecánica del clavicémbalo -y como por casualidad saluda también aquí lo antiguo perceptible en lo nuevo.' (Peter Reichelt, Rheinische Post, 21 de febrero 2003)

'Mark-Andreas Schlingensiepen dirigió también al 'Notabu Ensemble Neue Musik' la pieza de uno de los compositores de la joven generación, Benet Casablancas (nacido en 1956) incluída en el programa. Friedrich Cerha, el mentor y asesor del Festival en la edición de este año propuso al Ensemble los 'New Epigrams' de su antiguo discípulo. La obra del compositor español atrapa ante todo en el movimiento final, 'Scherzando', por lo que contiene en sí: refinamientos rítmicos y sorpresas colorísticas se dejan escuchar en todo momento como nuevas. Momentos estimulantes menos abundantes en los movimientos anteriores.' (Von Lars Wallerang, Westdeutsche Zeitung, 21 de febrero 2003)

''Falla et Casablancas'. Entre les deux pages de Manuel de Falla sera proposée une partition d´un compositeur moins connu, les 'New Epigrams' de Benet Casablancas. Né à Barcelone en 1956, Casablancas a vu son travail de composition être distingué par de nombreux prix. Jouée par de grands ensembles dans le monde entier, sa musique s´ouvre à différentes techniques et se partage entre l´instrumental et le vocal.' (P. B., La Gruyère, 14 de octubre 2004)

''Ballades nocturnes et enflammées dans les jardins d´Espagne'. L´orchestre en formation réduite -quatour à cordes et sept vents- joue ensuite trois Epigrams du compositeur contemporain Benet Casablancas. Une écriture résolument complexe et luxuriante, dans le mélange des timbres comme dans les contradictions rithmiques.' (Philippe Mottet-Rio, La Liberté, 18 de octubre 2004)

'L´ensemble du concert était réservé au grand compositeur espagnol, excepté une brève parenthèse contemporaine, avec les 'New Epigrams' de Benet Casablancas, dont la fugacité des images contrastait singulièrement avec la sensualité des musiques de Falla.' (PB, La Grayère, 10 de octubre 2004)

* Sobre 'Homenaje a Benet Casablancas. Integral de la obra pianística':

'Lenguaje personal y expresivo: 'A este cerebro dotado de unos talentos inhabituales le deseamos mucho éxito en la difícil caminata hacia sí mismo y hacia cosas nuevas'. Estas palabras que escribió el compositor vienés Friedrich Cerha hace dieciocho años (28 de marzo de 1988) sobre Benet Casablancas cobran, en este concierto homenaje en su cincuenta aniversario, una significación especial. Especial por lo que tienen de premonitorio, porque en el concierto, que supuso una retrospectiva de su obra para piano, se pudo escuchar la evolución del lenguaje pianístico del compositor sabadellense, y como éste ha ido adquiriendo una contundente y expresiva personalidad. Una de las características más personales de Benet Casablancas es la riqueza y la concentración de los materiales usados en sus obras, a menudo con implicaciones ocultas, y la minuciosidad con que los trabaja, haciendo uso sobre todo de técnicas de carácter contrapuntístico, pero sin que la escritura que se desprende de este uso suponga ningún acotamiento a la expresividad. También se advierte, en la construcción del discurso musical, una predilección por el contraste en las diferentes secciones que articulan sus obras, lo que enriquece su progresión dramática y al mismo tiempo confiere equilibrio al complejo diseño formal. (Josep Jofré, El Nou Punt, 27 de noviembre de 2006)

* Sobre 'Siete Escenas de Hamlet':

''Una gran primera parte'. Fue una gran primera parte, a cuenta de una gran obra de Benet Casablancas, y de un gran pianista, Rudolf Buchbinder. Uno y otro cumplimentaron con saludos de ir y venir al escenario los numerosos aplausos que les tributó la entendida concurrencia que sigue a la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya. La obra de Casablancas, 'Siete Escenas de Hamlet', es un recorrido temático, muy bien sintetizado, por la famosa obra de Shakespeare. Un narrador, en este caso un competente Joan Crosas, guía la audiencia, hace de brillante introductor de embajadores a la música. Y texto literario y texto musical, lo semántico y lo asemántico, se implican en una mezcla altamente creativa de tensión dramática y relajación lírica. Quizá soñar después de morir sea la metáfora de la vida eterna. Musicalmente, en la exigente línea de su autor, la obra demanda las más altas cotas de virtuosismo a la orquesta, así como todas las prestaciones del director, que ha de atender entradas no telegrafiadas previamente, dinámicas, planos sonoros, protagonismos solistas, texturas armónicas y cambios de juego tímbricos. Y la OBC y el maestro Güiller, no precisamente largos de ensayos, respondieron perfectamente a las propuestas del guión, guión atonal ciertamente difícil, pero muy ayudado por un autor que escribe música con mucha claridad expositiva; su mensaje es complejo, pero su caligrafía es clara. Cuando todos esos factores se suman, el resultado es de una gran belleza.' (A. Batista, La Vanguardia, 11 de marzo de 1998)
''En torno a Shakespeare'. La enorme tensión dramática que irradia el personaje de 'Hamlet' ha servido a Benet Casablancas para inspirar su obra que fue encargo de la Orquesta del Teatre Lliure hace ya diez años. Cada uno de los siete episodios funcionan desde su natural esencia, adquiriendo así una incuestionable independencia. Se 'explican' musicalmente sin necesidad de texto. De una primera escucha se desprende el evidente conocimiento técnico que posee este compositor, así como un claro esfuerzo por encontrar un mensaje. Se nota que busca y trabaja la inspiración, y en ella llega a superarse con páginas como el 'Larghetto' de 'Ofelia', todo un ejemplo de sensibilidad.' (J. Antonio Cantón, Diario de Granada, 1 de febrero de 1998)

* Sobre 'Moviment per a trio':

'Crece cada la producción de Benet Casablancas (Sabadell, 1956), el más joven de los compositores escuchados. Su 'Moviment per a trio' escapa con buen instinto y aguda inteligencia a las presiones formales de la tradición y a los convencionalismos de la 'vieja' vanguardia de los años cincuenta. Tiende a una cierta expresión dramática, no tanto por la misma naturaleza del material cuanto por el bien establecido orden de las tensiones..' (Enrique Franco, El País, 20 de junio 1984)

* Sobre 'Inflexió trièdrica i gratuïta':

'Las tres piezas, brevísimas, revelan una aguda capacidad de síntesis, una satisfactoria asimilación del lenguaje post-serial y en definitiva unas ganas de escribir 'música de verdad' sin querer atraer la atención del oyente a base de sorpresas efectistas, pretenciosas arbitrariedades o ridículas grandilocuencias. Bravo por estas tres 'Inflexions' que hacen desear el conocimiento de otras creaciones de este autor.' (Xavier Montsalvatge, La Vanguardia, 4 de junio 1977)

'Obra sucinta, breve y condensada, de atractiva factura.' (Manuel Valls, Diario de Barcelona, 3 de junio 1977)

* Sobre 'Introducción, cadencia y aria':

'Un tríptico unitario para violín, clarinete, violonchelo y piano, en el que se aúnan en orden de belleza los diversos componentes musicales trabajados con naturalidad, amplio aliento y minucioso cuidado del detalle.' (Enrique Franco, El País, 25 de septiembre 1993)

'El grupo madrileño Manon asumió el encargo solicitado a Benet Casablancas, 'Introducción, cadencia y aria', que es una meridiana confirmación de dones y saberes.' (Enrique Franco, El País, 27 de septiembre 1993)

'Relato lúdico de muy agradable traza, formalmente dominado, divertido o grave según el 'tempo', desproblematizado en apariencia y bien resuelto en sus propósitos. Aire fresco en el enrarecido ambiente trascendentalista de los compositores jóvenes españoles, muchos de los cuales aún ignoran que Darmstadt ya es historia.' (Guillermo García-Alcalde, El Mundo, 25 de septiembre 1993)
* Sobre 'Tres piezas para orquesta':

'El concierto se ha iniciado con el estreno de 'Tres piezas para orquesta' de Benet Casablancas (...) Merecedora de una mayor atención, ya que encierra una sincera emotividad, vertida sin grandilocuencias, la música de Casablancas es por lo general densa y dramática, aspecto éste último que predomina en sus 'Tres piezas', que hilvanó mediante un delicado andante y un elegíaco adagietto piacevole para cuerda, que motivó nutridos aplausos del público.' (J. Codina, ABC, 16 de marzo 1991)

* Sobre 'Impromptu':

''Cámara española'. Entre los actuales músicos catalanes, Benet Casablancas manifiesta lo personal de su lenguaje, que intenta librarse de fórmulas, viejas o nuevas.' (C. Gómez Amat, El Mundo, 23 de noviembre 1991)

* Sobre 'Cuatro apuntes':

'Era estreno mundial la pieza de Benet Casablancas (Sabadell, 1956), 'Cuatro apuntes', ejemplo de una sensibilidad refinada, un gusto por lo meditativo más que por lo contemplativo y un anhelo de exponer un mundo íntimo de bellezas sonoras.' (Enrique Franco, El País, 16 de abril 1999)

* Sobre 'Siete Epigramas' para piano:

'Finalmente, 'Siete Epigramas' (2000-2003), también en estreno absoluto, cierra el ciclo de estas composiciones breves de Benet Casablancas, en las que ha llegado a una expresión más lírica y expresiva que nunca a través de una máxima concisión y síntesis de elementos.' (J. Guerrero Martín, Scherzo, abril 2004)

CRÍTICAS DISCOGRÁFICAS

* 'Benet Casablancas: Epigramas. Obras para piano, cámara y orquesta'
Barcelona 216, Trio à cordes de Paris, Grupo Manon, Arditti Quartet, The London Sinfonietta, Miquel Villalba, Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya, E. Martínez Izquierdo, S. Mas ('Spanish Composers of Today/Compositores de Hoy', Vol. 7; EMEC/Fundació Música Contemporània E-068, 2005). Duración = 78:31)

'Seduce la refinada escritura del compositor catalán, cuya fuerza expresiva y el dominio orquestal cobran la máxima intensidad en los Tres Epigramas para orquesta (...) El disco incluye varias piezas para piano y de cámara, interpretadas con acierto por Miguel Villalba, el Trio de París. el Grupo Manon y el famoso cuarteto Arditti, que ofrece una sensacional versión del Cuarteto de cuerda núm. 2.' (Javier Pérez Senz, El País)

'Un estado de ánimo: Meollo y núcleo fundamental del bloque son los Epigramas, ese concepto de expresión concentrada, breve, económica en medios pero rica en contenidos, que Casablancas va desarrollando, modelando, perfeccionando y dominando progresivamente (...) Las demás obras no hacen sino demostrar el interés del autor por la síntesis, por la concentración, por la sublimación de lo que interesa y por la eliminación de lo superfluo o accesorio. Hay en esta música interiorización, lirismo, intensidad emotiva, pero también contrastes y humor, signo evidente de la inteligencia (...) Escuche con la máxima atención el oyente ese Cuarteto de cuerda nº 2 y sumérjase en las sentidas honduras a las que llega el autor. No hay en esta etapa reciente de Casablancas inercia, rutina o especulación vana o gratuita. Hay sentimientos y estados de ánimo perfectamente expresados a través de un lenguaje que ha ido definiéndose y madurando, lejos de la pura experimentación sonora, para convertirse en un instrumento dominado y maleable {que permite al compositor sabadellense proclamar el goce expansivo de la instalación en un estado anímico y personal liberado de problemáticas, preocupaciones y negruras anteriores. La penetración de Casablancas en el mundo concertístico y discográfico ha sido dificultoso y lento, pero seguro. Es un compositor en alza. Todo parece indicar que su obra avanza hacia logros que se atisban muy importantes.' (José Guerrero Martín, Scherzo)
***

* 'Benet Casablancas: Petita Música Nocturna. Obra de cambra, pianística i vocal'. Euler Quartet de Zurich, Jordi Masó, Orquestra de Cambra Teatre Lliure, J. Pons, U. Pöhl (Columna Música 1CM0112, Barcelona, 2004). Duració = 64:02

'Benet Casablancas de cámara: Nacido en 1956, el compositor catalán Benet Casablancas es uno de los nombres más interesantes del actual panorama compositivo hispano (...) Este monográfico permite observar la evolución creativa del autor, con amplio espectro cronológico, en el que se incluyen partituras ya grabadas en otro disco con primicias discográficas como 'Scherzo' para piano o 'Celebració', además de dos hermosas obras líricas. De esta forma el resultado obtenido permite un recorrido fértil, de honda musicalidad, en el que un autor relevante muestra una opción estética luminosa, de avance, sin por ello renunciar a determinadas referencias. Un festín de música de hoy. (Cosme Marina, Diario de Asturias)

'Este disco compacto es una excelente recopilación de obras del compositor sabadellense Benet Casablancas, que permite seguir su evolución creativa con un amplio abanico cronológico y con ejemplos de diversos géneros camerísticos (...) Una excelente ocasión para profundizar en la música de càmara de uno de los compositores catalanes actuales más reputados.' (Xavier Xavarrias, Serra d´Or)

'Benet Casablancas es uno de los compositores catalanes más activos entre los que podemos denominar como penúltima generación. Cercano al medio siglo de existencia, su obra ha conseguido un notable protagonismo en las programaciones no sólo del país, sino de todo el estado, y goza inclusive de una cierta privilegiada -en nuestro contexto- proyección internacional (...) Consigue claramente el objetivo apuntado: ofrecer una visión muy completa y sobre todo significativa del corpus del compositor sabadellense.' (Jaume Comellas, Revista Musical Catalana)

'Tras 25 años de fructífera producción musical, la recopilación de algunas de las composiciones de cámara del compositor de Sabadell Benet Casablancas viene a ser un reconocimiento a la creatividad del autor catalán (...) Casablancas demuestra a lo largo de su trayectoria compositiva un claro desarrollo de un lenguaje propio, enérgico pero crecientemente intimista con los años, que queda patente en su célebre 'Petita música nocturna' y en las dos canciones 'És per la ment' y 'Ja és hora que se sàpiga', interpretadas en este disco respectivamente por un Joan Cabero de impecable dicción y por Marta Fiol.' (Mercedes Conde Pons, Ópera Actual)
Música per a piano a NAXOS
BENET CASABLANCAS

Piano Music

Jordi Masó, Miquel Villalba, piano.

NAXOS 8.570757 (2008). DDD. 78:34

Prosiguiendo su dedicación sostenida a la música española, dentro de la serie ‘Spanish Classics’ –en que ha publicado, entre otros, registros dedicados a la obra de Joaquim Homs, Leonardo Balada o Jesús Villa Rojo– publica Naxos un monográfico con la música para piano de Benet Casablancas, a la espera de una nueva grabación, que ha de aparecer el próximo año, con una selección de sus obras orquestales; decisión acertada, no sólo por la notable toma de sonido y las irreprochables versiones de Jordi Masó y Miquel Villalba, sino por poner a disposición del oyente un repertorio revelador, en su amplitud cronológica, continuidad poética y diversidad de resultados, de la creación del compositor de Sabadell, de cuya parcela pianística apenas se tenía constancia discográfica[i].

Se trata, a falta de algunas obras tempranas o de menor ambición, de la práctica integral de la obra pianística de Casablancas, desde el comienzo de su voz personal en el enigmático preludio de Preludi i fuga en do (1976) y en el expresionismo intimista o descarnado de las Dues peces per a piano (1978) a la madurez concentrada, libertad formal e intención poética del Scherzo (2000), pieza de bravura y cierto aliento shostakovichiano, y de las Tres bagatel·les (2001/03), que culminan el camino de clarificación de texturas y dominio de los recursos tímbricos del teclado iniciado en las Tres peces per a piano (1986), fundadas en el contraste expresivo (‘Poco allegro. Quasi furioso’) y la reflexión armónica más sobria (‘Quasi Epilogo. Grave’).

El gusto de Casablancas por las formas breves, que obligan a una mayor coherencia temática y contención gestual, aflora tanto en los Tres aforismes (1996/2003) como en los hai-kai que conforman la colección de Set epigrames, concluidos en 2003 y en que descuella la intensidad de los de tempo más moderado (por ejemplo, el quinto, ‘Lento. Con intensità), así como en los dos homenajes incluidos en la grabación, la schubertiana Full d’àlbum (1995) y el Tombeau (2005) in memoriam Joaquim Homs; por último, el ceño austero y contenido del compositor se relaja en dos obras plenas de ligereza y de un humor inteligente, muy propio de la personalidad de su creador: el Tríptic infantil (2001/03), mirada hacia ese universo de sutil hondura de Mompou o Manuel Blancafort, y los Tre divertimenti (2006), para piano a cuatro manos, que traen a la memoria la pieza homónima de Montsalvatge y en que el aspecto lúdico de las piezas extremas (‘Intrada’ y ‘Finale’) no excluye algunas inflexiones dramáticas y enmarca la lograda evocación del nocturno central.

En suma, un disco revelador de una de las voces más relevantes de su generación en el panorama español. Y a precio Naxos…

Germán Gan Quesada


--------------------------------------------------------------------------------

[i] Así, sólo existían versiones alternativas accesibles de las Dues peces per a piano (J. Colom), las Tres peces per a piano (A. Nieto) y el Scherzo (J. Masó) en COLUMNA MÚSICA (2003), así como del Tombeau (de nuevo Masó) en ANACRUSI (2006).
Integral de la música per a piano de Benet Casablancas a Naxos
Jordi Masó y Miquel Villalba, piano
Naxos 8.570757, 'Spanish Classics', 2008

'Un disque révélateur d´une des plus interéssantes personnalités de l´école catalane d´aujourd´hui. Benet Casablancas, né en 1956, est autant philosophe que compositeur. Il a écrit dans les genres les plus divers. Son dernier enregistrement de pièces our piano (à deux et quatre mains) a l´intérêt de proposer une sorte de reconstitution de carrière. Un Prélude et Fugue en do, en dépit de la tonalité annoncée, y révèle un jeune homme soucieux de la forme. Puis on parcourt le répertoire du compositeur jusqu´aux oeuvres récentes, avec notamment trois superbes Divertimenti à quatre mains, où le brio s´allie à une écriture profondément imaginative. Dans un programme très diversifié, Casablancas rend un discret hommage aux oeuvres 'enfantines' de Federico Mompou (Triptic infantil), évoque l´ombre d´un Impromptu de Schubert dissimulée sous une série de variations (Full d´album), alterne Aphorismes, Epigrammes et Bagatelles...
Deux excellents pianistes se relaient dans ce riche inventaire, après avoir ensemble magnifié les trois Divertimenti.'

Philippe Andriot
(LE TOUT LYON EN RHONE-ALPES Du Samedi 1er au Vendredi 7 Novembre 2008 (page 36). Loisirs en Rhône-Alpes: Les disques)

'Para quien esto escribe, Benet Casablancas (Sabadell, 1956) es uno de los compositores más sólidos, coherentes y atractivos de su generación. Y no sólo de ella ni tampoco de su estricto marco geográfico. Por eso es del mayor interés el presente CD, en el que se recoge su obra para piano: composiciones escritas entre 1976 y 2006, con dos períodos de inactividad en este campo (1.978 a 1986; 1986 a 1993). Para un mejor seguimiento de la evolución del autor en su catálogo pianístico recomendamos seguir el orden cronológico de las piezas en lugar de hacerlo escuchando las composiciones según el orden que aparece en el disco. Así, el que escucha podrá acompañar debidamente al autor en su progresión desde sus primerizas 'Preludi i fuga en do' y 'Dues peces per a piano', compuestas a sus 20 y 22 años, respectivamente, hasta 'Tres Divertimenti', de 2006, su última producción en este género. En medio, 'Tres peces per a piano' (1986), de fuerte influencia de la Escuela de Viena; 'Full d´Àlbum', variación sobre un tema de Schubert, anticipo del lenguaje pianístico más reciente de Casablancas; el 'Tríptic infantil' (2001-2003), aproximación al mundo de los niños, con reminiscencias de la obra de Mompou; 'Tombeau', homenaje y eco de la obra de Joaquim Homs. En esa evolución de Casablancas hasta el momento presente, comprobamos la sedimentación de un lenguaje personal, siempre riguroso y cada vez más maduro en lo técnico y formal; progresivamente más conciso y grato y asequible al oído del aficionado medio. Hay en Casablancas, además de una asentada formación cultural y humanística, influencias múltiples en lo musical, que en su obra creativa resuelve con una progresiva concisión y economía de elementos expresivos (lo más en lo menos), seductores contrastes, infatigable búsqueda de nuevos colores y efectos tímbricos, adobado con momentos de brillantez e incluso virtuosismo cuando la ocasión lo requiere. Todo ello en el ámbito de una marcada querencia por las formas breves, cuya culminación puede situarse en los 'Epigramas' y en los 'Aforismos'. Un mundo sonoro de miniaturas, sutil y refinado, que encuentra en los pianistas Jordi Masó y Miquel Villalba a dos excelentes intérpretes, que se van turnando según las piezas para intervenir juntos en los'Tres Divertimenti', para piano a cuatro manos, obra de hace tan sólo dos años.'

José Guerrero Martín (Scherzo)

Prosiguiendo su dedicación sostenida a la música española, dentro de la serie ‘Spanish Classics’ –en que ha publicado, entre otros, registros dedicados a la obra de Joaquim Homs, Leonardo Balada o Jesús Villa Rojo– publica Naxos un monográfico con la música para piano de Benet Casablancas, a la espera de una nueva grabación, que ha de aparecer el próximo año, con una selección de sus obras orquestales; decisión acertada, no sólo por la notable toma de sonido y las irreprochables versiones de Jordi Masó y Miquel Villalba, sino por poner a disposición del oyente un repertorio revelador, en su amplitud cronológica, continuidad poética y diversidad de resultados, de la creación del compositor de Sabadell, de cuya parcela pianística apenas se tenía constancia discográfica[i].

Se trata, a falta de algunas obras tempranas o de menor ambición, de la práctica integral de la obra pianística de Casablancas, desde el comienzo de su voz personal en el enigmático preludio de Preludi i fuga en do (1976) y en el expresionismo intimista o descarnado de las Dues peces per a piano (1978) a la madurez concentrada, libertad formal e intención poética del Scherzo (2000), pieza de bravura y cierto aliento shostakovichiano, y de las Tres bagatel·les (2001/03), que culminan el camino de clarificación de texturas y dominio de los recursos tímbricos del teclado iniciado en las Tres peces per a piano (1986), fundadas en el contraste expresivo (‘Poco allegro. Quasi furioso’) y la reflexión armónica más sobria (‘Quasi Epilogo. Grave’).

El gusto de Casablancas por las formas breves, que obligan a una mayor coherencia temática y contención gestual, aflora tanto en los Tres aforismes (1996/2003) como en los hai-kai que conforman la colección de Set epigrames, concluidos en 2003 y en que descuella la intensidad de los de tempo más moderado (por ejemplo, el quinto, ‘Lento. Con intensità), así como en los dos homenajes incluidos en la grabación, la schubertiana Full d’àlbum (1995) y el Tombeau (2005) in memoriam Joaquim Homs; por último, el ceño austero y contenido del compositor se relaja en dos obras plenas de ligereza y de un humor inteligente, muy propio de la personalidad de su creador: el Tríptic infantil (2001/03), mirada hacia ese universo de sutil hondura de Mompou o Manuel Blancafort, y los Tre divertimenti (2006), para piano a cuatro manos, que traen a la memoria la pieza homónima de Montsalvatge y en que el aspecto lúdico de las piezas extremas (‘Intrada’ y ‘Finale’) no excluye algunas inflexiones dramáticas y enmarca la lograda evocación del nocturno central.

En suma, un disco revelador de una de las voces más relevantes de su generación en el panorama español. Y a precio Naxos…

[i] Así, sólo existían versiones alternativas accesibles de las Dues peces per a piano (J. Colom), las Tres peces per a piano (A. Nieto) y el Scherzo (J. Masó) en COLUMNA MÚSICA (2003), así como del Tombeau (de nuevo Masó) en ANACRUSI (2006).

Germán Gan Quesada (Espacio Sonoro, septiembre 2008)

'The Naxos label's Spanish Classics series has unearthed a good deal of highy listenable contemporary music, and with this disc of the Spanish-Catalan composer Benet Casablancas' piano music it even has commisioned a new work, the 'Three Divertimenti for piano duet' with which the program opens. Casablancas' career goes back to the mid-'70s when the influence of the Second Viennese School reigned supreme. The abruptness, general avoidance of tonal centers, dense textures, and overall expressionist atmosphere of his piano music all point to the influence of the early music of Schoenberg and his compatriots, but Casablancas mixes various Iberian influences, although not specifically nationalist ones, into a distinctive synthesis. Primary among these is the proto-minimalist language of Casablancas' Catalonian contemporary Mompou; many of the sections of these works are very short, several of them under a minute in length. There are also attractive traces of Spanish Impressionism, and, increasingly often in the composer's later career, a virtuoso, often lyrical pianism. The 'Triptic Infantil' (Childhood Triptych) of 2003 is more about children than for them, but this or many other pieces on the album would furnish ideal material for student recitals; the sharp contrasts between impressionistic reflection and rigorous, muscular fast sections appeal to audiences despite the general density of the material. Sample some of the shorter works such as the 'Three Aphorisms' of 2003; the longer works like perversely named the 'Three Bagatelles' are tougher going. That work's name has a mysterious dot in the middle of its Catalan title, unexplained by the otherwise helpful booklet notes. A pair of pianists is featured, and that works nicely; each tends to highlight different aspects of Casablancas' music. Worth the time and money, especially for pianists and their friends.'

James Manheim (All Music Guide)
BARNES & NOBLE
Editorial Reviews

El compositor nacido en Sabadell Benet Casablancas, vive un momento muy dinámico en cuanto a la difusión de su obra. El rigor constructivo y una expresividad afín al leguaje derivado de la Segunda Escuela de Viena, fruto quizás de su formación en Viena con Friedrich Cerha, son características perceptibles en esta grabación de su obra para piano editada por el sello Naxos. Se trata de un corpus muy conseguido que muestra un consumado manejo del material sonoro por parte de Benet Casablancas. La interpretación es magnífica; se percibe un cuidado extremo por la sonoridad y por destacar la variadísima gama de colores y de ambientes expresivos, algo tan importante en la obra de este compositor, cuya riqueza de matices sonoros queda realzada gracias al trabajo de los pianista Jordi Masó y Miquel Villalba, que nos permite apreciar estas obras en su verdadera dimensión. Muy interesante el Preludi i fuga en do, obra temprana (1976) que muestra ya los rasgos principales de lo que va a ser la personalidad compositiva de Benet Casablancas. La interpretación de los Tre Divertimenti, para dúo de piano, dibuja muy bien el interesante juego de texturas presente en la primera de sus tres partes. La segunda parte presenta un clima misterioso muy poético, mientras que la tercera, Giocoso, con su dinamismo y sus sonoridades cortantes crea un interesante contraste con la anterior pieza. Las Dues peces per a piano (1978) son dos obras breves y concentradas, de un clima expresivo, finalizando la segunda de las piezas en un clima muy violento. Full d'àlbum, basada en un irreconocible impromptu de Schubert, presenta sonoridades fuertemente contrastadas y unidad de ambiente expresivo. Las tres miniaturas pianísticas del Triptic infantil contienen toda la personalidad del autor a pesar de su corta duración, mientras que las Tres bagatel-les, pese a su título, no son ni cortas ni intrascendentes, sino más largas de lo que cabría esperar para su título y con un denso contenido expresivo. Scherzo (2000) es una obra maestra, muy lograda, llena de contrastes y sonoridades que cautivan al oyente por su variedad y su interés.

Adolfo del Brezo (OpusMusica, Diciembre 2008)

'El sello Naxos acaba de publicar la integral de piano de Benet Casablancas, que abraza 30 años de su producción y permite, por tanto, comprender su evolución estética. Contrariamente a lo que podría entenderse como habitual, el piano no ha sido para Casablancas un soporte próximo donde ensayar privadamente sus primeros pasos compositivos, sino que se ha acercado mayormente al instrumento cuando su lenguaje se ha hecho ya completamente personal y desarrollado, desplegando en plenitud y al máximo en el instrumento los hallazgos tímbricos y compositivos de su ingente producción camerística y sinfónica. No resulta poco significativo que, cronológicamente, la primera obra del CD (el 'Preludi i fuga en Do') se abre con un tritono (Do-Fa#), que evoca el mundo sonoro de aquellos bellísimos lieder -también de juventud- a los que Webern, Berg o Schönberg se abstuvieron de asignar número de opus. En la fuga, expuesta con enorme claridad por Miquel Villalba, que extrae del instrumento los colores exactos que reclama la obra, se ponen de manifiesto el rigor constructivo y el pensamiento contrapuntístico de Casablancas que - como destaca Víctor Estapé en las destacables notas del disco- constituirán una constante absoluta de su obra. Con excepción de los 'Set epigrames', las obras que aparecen son o bien 'páginas sueltas', o bien piezas presentadas en forma de díptico o tríptico. Composiciones en las que Casablancas plasma sonoridades suspendidas, gestos enérgicos, momentos de serenidad encalmada y arrebatos dinámicos, siempre con claras Implicaciones motívicas y con un progresivo interés en la clarificación de las texturas y la transparencia armónica. De la miniatura epigramática al soliloquio meditado y profundo, Msasó y Villalba evidencian su compromiso con la música contemporánea traduciendo por separado las piezas que Casablancas ha dedicado al piano solo. Es únicamente en la obra que abre la grabación que los dos intérpretes unen sus fuerzas para presentar, con muy buen entendimiento, los 'Tres divertimenti': primera obra que Casablancas escribe para dueto de piano en la que, a través de una escritura brillante y con juegos polimétricos, recorre las posibilidades expresivas que se esconden entre la broma más incisiva y los territorios de atmósfera suave y engañosamente serena.'

Josep Barcons (Revista Musical Catalana)

Sobre 'Homenaje a Benet Casablancas. Integral de la obra pianística':

'Lenguaje personal y expresivo: 'A este cerebro dotado de unos talentos inhabituales le deseamos mucho éxito en la difícil caminata hacia sí mismo y hacia cosas nuevas'. Estas palabras que escribió el compositor vienés Friedrich Cerha hace dieciocho años (28 de marzo de 1988) sobre Benet Casablancas cobran, en este concierto homenaje en su cincuenta aniversario, una significación especial. Especial por lo que tienen de premonitorio, porque en el concierto, que supuso una retrospectiva de su obra para piano, se pudo escuchar la evolución del lenguaje pianístico del compositor sabadellense, y como éste ha ido adquiriendo una contundente y expresiva personalidad. Una de las características más personales de Benet Casablancas es la riqueza y la concentración de los materiales usados en sus obras, a menudo con implicaciones ocultas, y la minuciosidad con que los trabaja, haciendo uso sobre todo de técnicas de carácter contrapuntístico, pero sin que la escritura que se desprende de este uso suponga ningún acotamiento a la expresividad. También se advierte, en la construcción del discurso musical, una predilección por el contraste en las diferentes secciones que articulan sus obras, lo que enriquece su progresión dramática y al mismo tiempo confiere equilibrio al complejo diseño formal.'

Josep Jofré (El Nou Punt, 27 de noviembre de 2006)
Crítica discogràfica
SCHERZO, octubre 2008 (José Guerrero Martín)
Contacte
Pot posar-se en contacte amb el compositor a través dels mitjans següents :
CONSERVATORI SUPERIOR DE MÚSICA DEL LICEU : bcasablancas@conservatori-liceu.es

Tf: 93 327 1200 / Ext. 231

PRINCIPALS EDITORS The MUSIC SALES GROUP (Unión Musical Ediciones S. L.) C/ Marqués de la Ensenada, 4, 3º 28004, Madrid SPAIN Tel.:00 34 91 308 4040 : Gill.graham@musicsales.co.uk

TRITO Edicions C/ Enamorats, 35-37, baixos - 08013 Barcelona (Spain) http://www.trito.es : toni@trito.es

Editorial EMEC (SEEMSA Grupo Editorial) C/ Alcalá, 70 - 28009 Madrid (Spain) Tel: (34) 91.577.07.51 http://www.seemsa.com : jvicente@seemsa.com

Editorial de Música BOILEAU c/ Provença 287 -08037 Barcelona - España Tel. (34) 93.215.53.34 / (34) 93.487.74.56 Fax: (34) 93.215.53.34 http://www.boileau-music.com :
boileau@boileau-music.com

La mà de guido C/ Les Planes, 37 - E-08201 Sabadell (Barcelona) Spain Tel 34-93-7257052 http://www.lamadeguido.com : info@lamadeguido.com

The MUSIC SALES GROUP (Unión Musical Ediciones S. L.) C/ Marqués de la Ensenada, 4, 3º 28004, Madrid SPAIN Tel.:00 34 91 308 4040 : UMEPromotion@musicsales.co.uk
Associació Catalana de Compositors
Pg. Colom 6 · Espai IV
08002 · Barcelona

2009 © Associació Catalana de Compositors.